martes, 15 de enero de 2013

Miedo a dormirme encima de la moto

Vaya dos días seguidos que llevo. Como os conté ayer, me pasó de todo en la especial que acabó en Córdoba la pasada jornada. Todo porque se rompió el pulverizador de aceite del motor. No llegué al campamento hasta las cinco de la madrugada, lo que significa que estuve sobre la Gas Gas durante toda la noche.

Llegué gracias a Miguel Puertas. Es un auténtico crack. Vaya tute se dio. Se hizo más de 300 kilómetros remolcándome. Hasta me caí tres veces porque la tirolina se liaba con la rueda delantera de la moto. Fue muy duro, la verdad, muy duro. Nos dijeron que iban a cerrar todos los puntos de control y corríamos lo que podíamos. No tuve tiempo ni de comer ni de beber nada hasta que no llegué al campamento.

Sólo pude dormir una hora y media. Justo el tiempo que tardaron mis mecánicos en cambiar el motor de mi Gas Gas y revisar la moto. Gracias a ellos pude seguir en carrera. Ya no tengo opciones de hacer un buen puesto en la general como en las dos pasadas ediciones, pero quiero llegar como sea a la línea de meta en Santiago.

Por eso, el día de ayer fue también muy duro. He ido otra vez con Puertas -su mochilero-. Los dos íbamos muy tranquilos, muy despacio. Nos lo hemos tomado con toda la calma del mundo. El cansancio era muy grande, tanto que los dos teníamos mucho miedo a dormirnos encima de la moto, con lo que estábamos bebiendo todo lo que podíamos, para estar muy bien hidratados porque hacía muchísimo calor, y rodando muy cerca.

Para colmo, al final de la especial, la ruta coincidía con la de los coches. Al salir tan atrás, he tenido que tragar todo el polvo de los participantes en las cuatro ruedas, y levantan mucho. Eso lo hacía todo mucho más peligroso, pero al fin, por fin, pude llegar.



4 comentarios:

jumamu dijo...

Vamos Laia, eres todo una campeona

Darthlon dijo...

Lo estás haciendo fenomenal. Hay que llegar
Animo!!

Nikita dijo...

Laia ha sido muy duro, pero te honra seguir ahí sin tirar la toalla y 25 en la etapa de hoy, brutal! Es verdad q tu ángel de la guarda ha estado de lujo!! Ya queda poco. Muchísimo ánimo!!

Alberto Jareño Núñez dijo...

No hay palabras. Gas!